Cantautora

Desde niña la Dra. María Luisa ha tenido talento para el canto, virtud que heredó de su Padre Obdulio. En la escuela, ella participaba en todas las obras de teatro, cantaba y recitaba y las personas se admiraban de su gran talento.

Hacia el año 1979, la Dra. María Luisa al ver la necesidad de la parte musical en la Iglesia y en pos de unificar los cantos en las diferentes sedes de la Iglesia de Dios Ministerial de Jesucristo Internacional y de la misma manera la importancia de que los hermanos aprendieran a cantar.

En uno de los viajes que la Dra. María Luisa realizó a Panamá, adquirió una organeta pequeña; instrumento que sabia tocar ya que anteriormente había tomado clases de acordeón y luego pudo adquirir un órgano, en el cual practico por 6 meses con los conocimientos que tenia del acordeón y después comenzó a interpretarlo en los cultos. En la ciudad de Bogotá, un hermano de la Iglesia le obsequió una grabadora, y con las herramientas obtenidas, la Dra. María Luisa asume la gran labor de reproducir en casetes los Himnos y Coros de la Iglesia. Esta tarea no fue fácil, pues le tocaba hacer todo el trabajo sola: Cantar, interpretar el instrumento musical y accionar la grabadora, y si había un ruido, tenia que borrar lo realizado y comenzar de nuevo.

Adicionalmente a tan ardua labor, la Dra. María Luisa se dio a la tarea de elaborar un folleto con ciento setenta (170) Coros que guardaba en su memoria, e hizo la compilación del Himnario con doscientos treinta Himnos que guardaba de igual manera en su memoria. Por esos días de arduo trabajo, el Espíritu Santo le dijo en Profecía: “Mucha gente llegará a la Iglesia y se convertirá al escuchar tu voz en los cánticos". Promesa que se ha visto cumplida a través de los años en muchos testimonios alrededor del mundo.

Sobresale un testimonio de una señora que se preparó en las mejores escuelas musicales del mundo y estando en Europa al escuchar a la Dra. María Luisa cantar dijo: “Lo más hermoso de la voz de la Hna. María Luisa, es el amor con que le canta al Señor, lo transmite, en cada canción está alabando a Dios”.

Para el año de 1994, la Dra. María Luisa, con la ayuda de un hermano que sabia de música, volvió a grabar los casetes de los Himnos y los Coros y se enviaron a los diferentes templos que habían a nivel nacional e internacional.

Para el año de 1999, Dios dispuso todos los medios, se acudió a una casa disquera y se sacaron los CD (Disco Compacto) de Coros y de Himnos. Actualmente, ya están todos actualizados con la música de la iglesia y de igual manera ya hay CD en inglés para las reuniones en los templos de estados Unidos, Inglaterra, Canadá y otros países. Esto ha traído mucha alegría y afianzamiento a los creyentes de habla inglesa.

Escuchar himnos y coros